La luna lunera

La luna lunera no se quiere acostar.

Te mira a los ojos,
se pone rabiosa.
Te mira el cabello,
y llora celosa.

La luna lunera no se quiere marchar.

Que sabe seguro
que cuando se vaya,
a su niño guapo
se lo vas a quitar.

La luna lunera se enfada contigo y no se quiere acostar.


Sevilla, Agosto de 2008

1 comentario:

Isabel dijo...

Anoche solo apareció media luna, tal vez su corazón estaba partido en dos...
Y aun así apagó todas las lágrimas del cielo... y todos los deseos que no dió tiempo a pedir fueron olvidados para siempre.