Salto mortal II

Para Isabel.

La dejó en la cama, dormida. Abrió la ventana, cerró los ojos y se lanzó al vacío.
Un segundo antes de estrellarse contra el suelo, recordó que la tarde anterior habian abandonado Venecia.

Sevilla, Enero de 2008

Salto mortal I

Para E., que me ha prohibido poner su nombre, pero esta historia siempre ha sido de ella.

La dejó en la cama, dormida. Abrió la ventana, cerró los ojos y se lanzó al vacío.
Luego, nadando por el Gran Canal, rió pensando que era una suerte vivir en Venecia.

Sevilla, Enero de 2008