De soledades y corazas

"Entró, y con los ojos entornados, apasionadamente, unió sus labios a los míos y nuestras lenguas se encontraron... Jamás había recibido un beso como aquel."

Pierre Loüys
Las canciones de Bilitis


...Luego, mirándome a los ojos, ella comenzó a hablar:

- Las cosas del amor, como casi todo en esta vida, son mucho más sencillas. De hecho, el principio de la navaja de Occam dice exactamente eso. Los sistemas tienden siempre a escoger la solución o la alternativa más sencilla de las que pueden elegir.

Cuando nos enamoramos no estamos confusos. Creo que cuando se está enamorado, y tu lo sabes tan bien como yo, puede que el resto de nuestra vida sea una confusión, pero nunca el amor que sentimos por el otro. Cuando me dices que estas confuso, yo sé que no estas enamorado. Cuando te digo que estoy liada, te estoy diciendo que aunque te quiero mucho, no estoy enamorada de ti.

Honestamente, creo que las corazas no existen en el amor. Creo que existe el deseo sin amor, el amor sin deseo, el cariño enorme por alguien, la amistad profunda entre dos personas que a veces se confunde o se desea desesperadamente confundir con amor. La necesidad de que nos quieran y la necesidad de querer, que a veces es tan importante o más que la de ser querido. La rabia por no ser capaz de sentir lo que se querría sentir, porque alguien que conoces tiene tantas cosas buenas, interesantes y maravillosas que no entiendes por qué no te enamoras de él. Y la lógica, a la que nunca hacemos caso, cuando nos enamoramos de quien no nos quiere o no nos conviene y dejamos ir a quien nos conviene y nos quiere.

Y por supuesto, existe también la mezquindad, el egoísmo y la mentira para con el otro. Pero corazas, no. Dime si cuando te has enamorado has sido capaz de poner alguna coraza para evitar sufrir. Dime si has sido capaz de renunciar a ella porque sabías que no te convenía. Dime si no has perdonado hasta lo imperdonable o no has entendido hasta lo que no era posible entender. Dime si no has querido a pesar de saber que ella quizás no te querría y no has temido decirlo en voz alta aun a riesgo de recibir el silencio por respuesta.

Con lo que tu y yo tenemos, y con bastante menos, hay gente que forma una pareja y puede que para toda la vida. Y posiblemente hasta sean muy felices, o quizás, razonablemente felices.

Las preguntas que te hago, que yo misma me hago, son, en definitiva:

¿Estamos tu y yo dispuestos a ser muy felices a ratos y razonablemente felices el resto del tiempo? ¿Estamos dispuestos tu y yo a perseguir eternamente una quimera que quizás nunca llegue y dejar pasar mientras el amor real, el de verdad, el que quizás hay entre nosotros y que no reconocemos porque ni siquiera es lo que imaginamos que es? ¿Es posible que nos enamoremos poco a poco el uno del otro? ¿Es posible que el cariño, la amistad profunda que nos tenemos den paso sin saber cómo a un amor de verdad, apasionado, entregado, sin condiciones, sin reparos y sin dudas?

Yo ahora no soy capaz de responder a estas preguntas, o quizás si, pero me respondo distinto según la hora del día, o según como estén mis hormonas en ese momento...


Sevilla, Junio de 2009

2 comentarios:

Betelgueuse dijo...

Si alguien me hicera estas preguntas a mi lo que responderia (segun mis hormonas de hoy :P) es: si, yo estoy dispuesta a ser feliz a ratos, no con cualquiera, pero si con alguien que llene mi vida de alegria y de luz, si con alguien con quien pueda al menos tener la ilusión de que tal vez sea amor, sea este de verdad o no, sea duradero o pasajero. Tal vez solo exista mientras llega el de verdad o tal vez este se convierta en el de verdad, pero no, no estoy dispuesta a perseguir quimeras, a intentar nada (ese verbo deberia borrarse del diccionario del amor, el amor jamás hay que "intentarlo", que cosa mas itutil y sin sentido, y sin embargo lo oigo mil veces en asuntos de amor...). Solo el paso del tiempo y las vivencias compartidas y las personales de cada uno harán que las cosas lleguen o no lleguen, sin perseguirlas... Y mientras...no, nadie deberia dejar pasar el amor de verdad si este se le cruza en el camino, ni tu, ni yo, ni nadie, nadie debe hacerlo por nadie. Yo no lo haré y no quiero que tu lo hagas. Sal ahí fuera y sigue buscandolo.
Y si, es posible enamorarse poco a poco, igual que es posible estar enamorado y no haberse dado cuenta. En ambos casos uno se da cuenta de golpe un dia, por alguna circunstancia extraordinaria; entonces, de repente, se despejan todas las dudas y el amor es reconocido de inmediato...
Y si eso pasará o no pasará nadie lo sabe, nadie puede saberlo, nadie puede prometerlo...
E igual que a veces sobreviene una seguridad total sobre que se ama a alguien, a veces también de repente sobreviene la seguridad total de que no te enamorarás nunca de alguien, y eso a veces puede doler, por uno mismo, por la otra persona, pero en ese momento hay que ser honesto y valiente y confiar en que todo irá bien, en que es el momento de irse y el momento, a su vez, de dejar libre...

Anónima dijo...

Sí a todo.
Cuando la mantequilla está helada y el cuchillo apenas puede hacerla escamitas, sientes exactamente lo contrario que cuando el cuchillo la corta suave y rápidamente.
Y entonces es cuando llega el momento de rendirse y desayunar aceite (de oliva virgen extra)