El corredor

Entrenaba a diario. Todos los días, al atardecer, salía a correr. Subía cuestas, hacía series y super series, tiradas largas y cortas a diversos niveles de intensidad. Luchaba contra el dolor, la falta de aire y la pesadez de las piernas. Corría, corría y corría, pero por más que lo hacía, no podía huir de sí mismo.


Sevilla, Mayo de 2013

No hay comentarios: