29 días

¡Ya no podía soportarlo mas!... Los celos, la ansiedad y el miedo lo estaban consumiendo. El corazón le golpeaba tan fuerte el pecho que no le dejaba dormir. Las manos le temblaban y adelgazaba por días, a simple vista.

Todo estaba ocurriendo demasiado rápido y se sentía como cuando de pequeño lo revolcaba una ola cerca de la orilla. Girando y girando sin control dentro del agua, sin saber hacia donde nadar para salvarse...

El dolor era tan insoportable que decidió dejarla. Si con ella se encontraba asi, estar sin ella no podría ser peor. Pero de nuevo, se equivocó.

Sevilla, Noviembre de 2003

No hay comentarios: