Amor trivial

Si esto fuera para alguien, solo podría ser para Lula.


Hace un año

Aquella foto
tendida desnuda en mi cama
sobre el edredón rojo
que luego pintaste y
nunca lograste vender y que
al fin encontró lugar
en la pared del salón de mi casa.


Hace un mes

Ese rincón
donde me encuentro contigo
cuando nadie nos mira y
nos reímos y nos preguntamos
cómo es que los demás
ni se abrazan, ni se tocan,
ni se besan
tanto como nosotros.


Hace una semana

El sofá
de tu casa, gastado de niños y perros
que nos espera una de cada tres noches
(y fines de semana alternos)
para envolvernos y recordarnos que
nos da igual que llegue el invierno.


Anoche

La cena
En el restaurante vietnamés,
los besos en la esquina
oscura de mi calle
y luego,
cuando le pusimos
dos rombos
a la mesa de la cocina.


Sevilla, Julio de 2015

No hay comentarios: