Anoche no estaba poético


Anoche no estuve poeta y terminé arrojándolo todo a la papelera, que si lo piensas bien, no deja de ser poético. Por más que quise, no pude pasar del verso donde contaba las diez veces que  te miré las piernas vestidas de seda fina antes de enamorarme de ti.

Luego habría contado de tus nueve besos, mis ocho miradas, tus siete desdenes antes de aceptarme,  mis risas, que fueron más de cinco y las cuatro veces que casi te enfadas conmigo. Habría contado de  las veces que te imaginé desnuda, que fueron más de dos y más de tres y de la única vez que te seguí por toda Sevilla la noche que te pedí que te casaras conmigo. 

Pero ya ves, anoche no estaba poeta y terminé por no contar nada y tirarlo todo a la papelera, ese sitio donde escondo los versos que jamás te voy a escribir.


Sevilla,  Junio de 2015

No hay comentarios: