Crueldad

Hay algo que siempre he sabido hacer muy bien. Se cómo ser extremadamente cruel cuando es necesario. Sé buscar y decir la palabra justa, el recuerdo que más duele, el momento que alguien menos querría recordar. Supongo que todos lo hacemos, pero yo soy de los que cuando odia no se deja ningún recurso detrás si es para hacer daño. Sin sentimientos, sin sufrir por quien que está enfrente, sin piedad.


Sevilla, Octubre de 2012

3 comentarios:

Susurros de Tinta dijo...

El mérito es saber que puedes y no hacerlo, ¿no es lo que te dije más o menos?, miles de besossssssssssssss

Butterfly dijo...

Pues tiene usted muy mala leche, ¡vive Dios!

José Félix dijo...

¿Vive Dios?...Lo dudo.