De temporales y tormentas

- ¿Por qué debería agitarse tu temporal ahora que estás felizmente casada? Tu ya sabes que yo no fui bueno para ti. Tendré que perdonarme, tendrás que perdonarme alguna vez por no haber sido honesto contigo.

Sevilla, Noviembre de 2008

No hay comentarios: